¿De que hablar en un blog?

Muchos clientes me suelen preguntar si tener un blog es necesario y si en caso de que lo sea, de que hablar el él.

Tener un blog no es necesario, pero es recomendable si vas a adquirir el compromiso de actualizarlo. Si no sabes si vas a poder dedicarle tiempo, antes de incorporar un blog yo te recomiendo que pruebes a escribir una entrada cada quince días durante cuatro meses. Si ves que puedes seguir ese ritmo o que incluso podrías con más, incorpora un blog. Además ya tendrás un montón de entradas preparadas y tu blog no se verá vacío. Pero si ves que no puedes, déjalo, mejor no tener blog a tener uno con cuatro entradas del año de la pera.

Un blog es interesante porque te permite conectar con tu público, hace que tengas contenidos de calidad y actualiza tu página frecuentemente y eso a Google le gusta.

La pregunta que me hacen a veces es, vale, ¿Y de qué hablo? Saber de que hablar es sencillo si nos centramos en los visitantes a los que queremos atraer.

Lo normal es hablar de la temática de tu web, cosa bastante obvia, si tu web se dedica a vender rabitos de boina los visitantes acudirán buscando información de rabitos de boina. Si encuentran información sobre la cría de caracoles alguno puede que lo encuentre interesante, pero lo más normal es que se vayan en busca de otra web que les ofrezca lo que están buscando.

Es muy importante que orientes bien tu blog al tipo de visitante al que quieres llegar, en tu blog no tienes que demostrar lo mucho que sabes de un tema, es mejor que ofrezcas contenidos que ayuden al visitante, aunque sean muy básicos, de esa manera alguien que una vez encontró útil un artículo tuyo seguramente acudirá a ti antes que ponerse a buscar de nuevo la próxima vez que necesite ayuda.

Voy a ponerte un ejemplo usándome a mi misma. Yo podría hacer un blog donde explicara técnicas de programación o trucos super chulos para hacer modificaciones de plantillas o hacer tutoriales sobre como configurar determinadas partes de una web. Y podría quedar como la gran experta que sabe hacer cosas super chungas. ¿Pero es de eso lo que me interesa?

Mis clientes no son expertos ni aspirantes a expertos informáticos, mis clientes me tienen a mi para todas esas cosas, para que van a leer un artículo sobre como solucionar un error en la web cuando en el caso de que les pase lo único que tienen que hacer es abrir un ticket y decirme “esto no va, arreglalo”. ¿Para que quiero atraer a gente que lo que está buscando es arreglar ella sola el problema o más posiblemente, es competencia mirando como arreglar el problema de su cliente? Si, con mi blog no pasaré a la historia como una gran gurú, pero es que ese no es mi objetivo.

Mis clientes o posibles clientes, son en su mayoría emprendedores, con poco tiempo para desperdiciar y que quiere información que le sea útil y sobretodo, que pueda entender fácilmente.

Y esa es la orientación que quiero dar a mi blog, artículos que para mucha gente “experta” serán obvios, básicos y poco útiles, pero que para mis clientes o posibles clientes, que al fin y al cabo son los que me importan, serán interesantes.

Así que a la hora de hacer un blog, piensa bien a que gente quieres atraer, eso te va  dar una idea de que hablar. Si tu público es muy especializado, crea contenidos especializados, si tu público es novato en un tema habla con un lenguaje que sea sencillo de entender.